top of page
  • Writer's pictureDiana Milena Lopez Avila

Nuqui: un pedacito del pacífico colombiano



Por 4 días tuve la oportunidad de conocer y disfrutar del pacífico colombiano. Desde hacía mucho quería conocer y fue un experiencia muy linda, quedé con muchas ganas de regresar, de conocer, de hablar con la gente, de comer pescado, de bañarme en el mar, de ver ballenas, de caminar por las playas. Algo que me sorprendío, pero de buena manera, fue ver que en el vuelo de Medellín a Nuquí la mitad eramos colombianos y la otra mitad, extranjeros.

Mi recorrido comenzó en Nuqui donde hice un pequeño recorrido, fui al colegio, comí empanada de camarones y también me dió un poco de tristeza ver las condiciones en que la mayoría de la gente vive. El agua potable, según me contaron, solo llegó hace dos años. En los corregimientos que visité también se nota el abandono, no hay un sistema de recolección de basuras, la gente o quema la basura o la entierra. En Termales, no hay centro de salud y el colegio ofrece solo primaria, quien quiera estudiar bachillerato debe irse a vivir a Nuquí o caminar hasta Arusi, que es el corregimiento más cercano, la caminata puede tomar 45 minutos dependiendo de cómo esté la marea.


De Nuquí tomé la lancha a Termales, un corregimiento de 250 personas a 45 minutos. Durante el recorrido el mar estaba bastante pesado y yo estaba con un susto, mis compañeros de viaje, todos locales, iban frescos y yo, agarrada de donde podía. La verdad fueron 30 minutos de saltar y esquivar las olas. Ya cuando llegamos a un punto donde el mar estaba más calmado, fue posible apreciar el paisaje, ¡divino!


En Termales me hospedé en una posada, es decir, una casa de familia que han adecuado para recibir turistas. Fue una experiencia muy linda. La señora de la casa me atendió super bien, comí pescado en todas sus presentaciones y todo era sencillo, pero muy limpio. Me encantó quedarme en esa posada, se llama "El Esfuerzo". Ella pertenece a una red de señoras que tienen posadas en 3 corregimientos cerca a Nuquí, Termales, Arusi y Panguí.

Durante mis días en Termales, vi a un ballenato saltar; hice una caminata por la playa hasta Guachalito, pasando por la cascada del amor; comí delicioso; me desconecté totalmente porque no hay nada de señal ni para hacer llamadas; dormí oyendo las olas del mar; aprecié atardeceres divinos y tuve la oportunidad de conocer una región maravillosa de Colombia.

Guachalito es una playa divina y el recorrido es muy agradable, los paisajes super lindos. De regreso, la marea estaba un poco alta y literalmente me tocó nadar un trayecto, ya que no era posible caminar por la playa. El mar es delicioso, calientico.

Definitivamente, Nuqui y el Chocó es un destino a visitar en Colombia. Mi viaje fue organizado por Awake Travels y estuvo super bien, recomendado.

43 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page