top of page
  • Writer's pictureDiana Milena Lopez Avila

Mágica India



Hace más de 5 años vine a India por primera vez. Esa vez me dejé llevar por los encantos de este país. Me maravillé con todos los sitios que recorrí y me dejé fascinar por ese contraste de colores, sabores y sonidos de este país; que en ocasiones puede ser bastante abrumador. Algunos de los sitios que más me gustaron, aquella vez, fueron Amer Fort, Fatehpur Sikri y claramente, el Taj Mahal. Ahora que vivo en India, la verdad, cuando pienso en viajar en India prefiero descubrir otros sitios y salirme de los típicamente turísticos. Sin embargo, cuando algún amigo está de visita por India sé que esos son los sitios a donde quieren ir. En una oportunidad que vino una amiga decidí acompañarla a su recorrido por el triángulo de oro, Delhi, Jaipur y Agra. Fueron dos días de levantarnos muy temprano y visitar muchos lugares. Fueron días largos pero llenos de historia, colores y magia. El sábado salimos muy temprano de Delhi, rumbo a Jaipur. La primera parada fue Amer Fort. Es un sitio simplemente mágico. Yo diría que de mis favoritos en India. La primera vez que lo visité subimos en elefante, fue toda una experiencia. Esta vez no subimos en elefante pero tuvimos un guía muy simpático que nos contaba historias interesantes sobre el Maharaja que habitaba el palacio, sus esposas y sus concubinas. Cuando pasábamos por la sala donde era el Hamam, yo trataba de imaginarme cómo sería en aquella época, lleno de esencias y vapores. El Amer Palace es un lugar realmente mágico porque uno puede retroceder cientos de años e imaginarse la vida en aquel entonces.

La segunda parada fue The City Palace en Jaipur, un sitio también muy lindo. En uno de los patios, hay cuatro puertas, cada uno de las cuales representa una estación del año. Esas puertas fue de las cosas que más me gustaron de este sitio.

Jaipur es conocida como la ciudad rosada, por el color de sus construcciones. Aunque para mí, el color es más naranja que rosado. En Jaipur nos quedamos en un hostal que se llama Zostel, recomendado.

Después de Jaipur, salimos con destino Agra para ver el Taj Mahal. Antes de llegar a Agra, pasamos por Fatehpur Sikri. Es un sitio muy interesante. Nosotras tomamos el audio guía para ir a nuestro ritmo. Pasamos casi 3 horas visitándolo. Ofrece un montón de historias y detalles. Después de visitar Fatehpur Sikri nos dirigimos al Taj Mahal. Yo no había caído en cuenta que el domingo era el día de San Valentín, razón por la cual el Taj Mahal estaba repleto. Parecían ríos de gente, vestida muy colorida. A pesar de que había demasiada gente, el Taj Mahal no pierde su encanto. Es un sitio divino. Cuando uno lo mira detalladamente tiene unos detalles súper lindos. Las florecitas que tiene incrustadas, las letras árabes en el arco de la fachada; todos esos detalles lo hacen un sitio que realmente vale la pena visitar.

En conclusión, ese fin de semana estuvo lleno de magia, de esa magia que solo India ofrece.

15 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page