top of page
  • Writer's pictureDiana Milena Lopez Avila

Japón-Parte II: La Comida



Definitivamente Japón es un destino donde a parte de la riqueza cultural, hay una riqueza gastronómica increíble. Yo, cuando pensaba en comida japonesa, pensaba en sushi, pero realmente hay un montón de cosas más. La variedad y riqueza gastronómica es algo que se debe aprovechar. Uno de los platos que más me gustaron fue el Tako Yaki. Son unas bolitas de harina con pulpo en la mitad que se asan, las venden con varias salsitas, encima le ponen como una especia de papitas en fósforo, que no son papitas en fósforo, sino hojuelas de bonito, que es un tipo de pescado. Sin duda uno de mis platos japoneses preferidos


Otra cosa muy rica que comí, que también tiene pulpo, es el Okonomiyaki. Es un omelette con repollo, pulpo, tocineta y otras cosas más. Yo lo comí en un restaurantico chiquito cerca de donde me estaba quedando en Osaka, que era atendido por una pareja de esposos de 70-80 años, muy amables. Me pareció un sitio muy autentico.

En Japón también es muy conocido un tipo de carne que se llama Kobe. El nombre se debe a una región en Japón. Yo la verdad no había escuchado hablar de este tipo de carne hasta que un amigo de la oficina me habló de ella. Él me contó que era una de las carnes más exclusivas. Se supone que a las vacas les dan cerveza y las masajean para que la carne sea muy tierna. Es una de las carnes más caras del mundo. Una noche, en Osaka, estaba caminando y vi un restaurante de solo carne de Kobe, así que decidí probar. Sabía que iba a ser caro, pero bueno son de esas cosas que se prueban una vez en la vida. Al comienzo el mesero le muestra a uno la nevera con los diferentes tipos de cortes y las características de cada uno de ellos. En las meses está la parrilla para que uno mismo ase su carne. A uno le traen el plato con la carne y varias salsitas. La verdad la carne es súper tierna, de eso no hay duda, pero en cuanto a sabor, creo que me quedo con el ganado argentino.

Obviamente, no se puede pasar por el alto el sushi. La manera cómo funciona en varios restaurantes es que los platos van pasando al frente de uno y uno va escogiendo los que se quiere comer. Cada sushi viene en un tipo de plato distinto, así que al final, la cuenta la hacen con base en los platos de uno ha acumulado. En la mayoría de estos restaurantes le ofrecen a uno té verde gratis, que uno mismo prepara, ya que en las barras hay grifos donde sale el agua caliente para el té. El sushi que más me gustó es el de anguila, es una delicia en toda su expresión. La anguila literalmente se deshace en la boca, es algo absolutamente delicioso. Otro sushi que me pareció rico fue uno que probé con salmón, queso y salsa pesto, una combinación bastante rica. En Osaka, recomiendo un restaurante de sushi en Eki Marché, no recuerdo el nombre, pero es fácil de ubicar porque siempre hay fila, bastante rico.

En la casa donde me hospede en Kioto, la señora me ofrecía desayuno. El desayuno japonés venía con dos masitas de arroz que vienen rellenas de varios tipos de pescado o algas, las de algas son deliciosas. Estas masitas se llaman Onigiri. Uno también las encuentra en los súper mercados y son el snack perfecto.

Eso si uno encuentra té verde en todas sus presentaciones, en helado, en galletas, en latte, en sorbete. A mí la verdad me gustó mucho el helado de té verde y el latte.

En Tokio, con mi amiga, fuimos a varios sitios muy ricos. Uno de ellos fue para el día de mi cumpleaños, que era un restaurante de Yakiniku. Que es un BBQ. En las mesas está la parrilla y uno pide las cosas que quiera asar. Diferentes tipos de carne y vegetales. Muy rico. Y pues claramente tampoco podíamos dejar de lado el tempura, el cual fue el menú del siguiente día.

¡Definitivamente Japón es un destino gastronómico a disfrutar!

13 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page